Comprar un auto nuevo en el momento erróneo puede representar un gasto mayor que conservar el anterior por más tiempo.

Antes de decidir entre comprar un auto nuevo o conservar el que tienes, considera los siguientes puntos. Tener un carro antiguo podría implicar más gastos que estar pagando uno nuevo, pero estrenar auto cuando el anterior aún está en buenas condiciones también puede ser un gasto mayor, te explico por qué.

Cuando se trata de elegir entre las dos opciones en disputa, analiza en qué estado te encuentras respecto a estos factores:

Costo de mantenimiento

Considera cuánto gastas al mes en reparaciones y refacciones. Llegará el momento en que este monto sea mayor de lo que estarías pagando en un auto nuevo, si lo compras mediante un financiamiento. En cambio, si las reparaciones no son tan frecuentes, puedes medir este gasto de manera trimestral y evaluar si te están costando más que lo que pagarías al mes en un auto nuevo.

Si bien un coche reciente puede necesitar reparaciones en algún momento, éstas no serán tan seguidas como en un vehículo desgastado por el uso, que además seguramente requiere cambio de algunas piezas.

Las refacciones de los autos antiguos tienden a dejar de fabricarse casi tres años después de que se lanzó a la venta ese modelo, por lo tanto, en cierto momento es posible que no encuentres alguna que necesita tu coche, y debas acudir a los lotes de autos descompuestos para intentar encontrarla.

Costo del seguro y otros cobros gubernamentales

Un aspecto más a considerar es el costo del seguro de auto, dependiendo el modelo y la marca. Si compras un auto nuevo tendrás que pagar un seguro más costoso, aunque el coche comience a devaluarse en cuanto salga de la agencia, pues para la aseguradora, el precio se fija según el valor de venta del automóvil. Si tu intención es pagar lo mismo que te costó el seguro de tu auto pasado, olvídalo.

Si radicas en la Ciudad de México, pagarás más por la tenencia de un carro nuevo que uno antiguo, aunque con los modelos más viejos en algún momento dejarás de circular un día a la semana, según indique la verificación del vehículo.

El tiempo apremia

Si estás prácticamente decidido a cambiar, toma en cuenta que el mejor periodo comprar auto nuevo es de septiembre a diciembre, ya que los precios de los vehículos bajan entre un 10 y un 15%, de acuerdo a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA). Por otra parte, el comportamiento del consumidor que utiliza el dinero extra que tiene en esos meses, ocasiona que la competencia entre concesionarias ofrezca mejores promociones y planes de financiamiento.

Todo se basa en matemáticas

Calcular si estás gastando más con un auto viejo que con uno nuevo se basa principalmente en saber qué pagas con cada uno. Suma costos, compara y sabrás si te conviene o no seguir con el mismo coche, lo importante es lograr un ahorro importante de dinero.

De FREDDY DOMINGUEZ

Anuncio

Anuncio